http://paisajecosmicodeljardin.blogspot.com

Domselaar y el parque de gobelin

 

Realizado con Juan Pablo Greco (guitarra) y Luis Perez Korsaike.
 
  
J.P. Greco lleva realizada una interesante investigación acerca de cómo se  dieron los toques de tambores en el Río de la Plata en lo que se llamó "candombe" entre diferentes ritmos que expresaba el negro al llegar  de África, y ese concepto lo trasladó a la guitarra ( su instrumento principal) componiendo muy buena música. En este caso desarrollamos dos  trabajos para guitarra y piano y otros desde flauta traversa a violín o  quena interactuando con gran sencillez.   Grabado en estudio T.N.T.
(BsAs) (Títulos y detalles en ficha técnica).

 

                     
 
  Ensayo sobre la mirada tangencial:
 
   La civilización documentó los primeros registros de su memoria colectiva a través de mitos y diferentes formas de arte. Desde nuestra comprensión actual, observamos que este hombre antiguo podía  combinar de distintas maneras la narración de una batalla con una mirada  especial acerca de la naturaleza y a esto le sumaba, también, cierta cuota onírica desde una intención de metáfora con que conjugaba el plano simbólico con el literal en la narración, y lo metafísico en lo concreto. Esta clara superposición de distintos niveles de lenguaje hizo que se perdiera el hecho objetivamente histórico en su sentido cronológico, tal el caso de los libros sagrados de la India.
Sin embargo puede sonar extraño que un hecho estético, como lo es un libro de poesía épica adquiera para un grupo de personas una connotación de culto o religiosa. Aunque este es el resultado típico de un mito que se desencadena en algún modelo o base de identidad de un grupo social.
 El artista antiguo se transforma de esta manera en padre de una religión. Y la religión disuelve al artista en un misticismo anónimo y sin rostro, salvo notables escepciones que moldearon la forma de la cultura.  De aquí que aparentemente nos debatimos entre dos grandes teorías acerca  del orígen de la vida: Creacionismo y evolucionismo. El creacionismo se basa, conceptualmente, en la idea de un ser superior o  ciertos representantes de ese ser que, así como el hombre siembra el maiz y  el trigo observando una cantidad de indicaciones específicas que no se dan  espontaneamente en la naturaleza, de la misma manera el hombre fue sembrado  en el mundo, como pertenencia de este ser o seres superiores. Aquí se da  implicitamente la comprensión cíclica del tiempo. Tiempo como un gran  círculo misterioso imposible de sondear y por eso la necesidad de la fe en  el dogma y en el misterio. De alguna manera, el hecho estético de una mente lúcida expresada a través de algún lenguaje se fosiliza en un rito, o dicho de otra manera, se ritualiza en la memoria de un grupo de personas con una desigual capacidad de creatividad en relación al autor, aunque no necesariamente con una inferior cualidad de vivencia desde donde es posible acceder a nuevas comprensiones. Imaginemos que dentro de cientos de años nuestros descendientes en su querer saber acerca del origen se encuentran con un libro de letras de tango, y que toman lo narrado como hechos absolutamente ciertos, reduciendo los recursos poéticos a referencias inventadas de lo real, he aquí una trampa en la que cae la gente en su inocencia aunque los promotores de la ilusión no sean gente inocente.

 La forma en que el pensamiento científico se opone al religioso es a través de constatar que cada instante es distinto al anterior, es decir "tiempo lineal frente a la percepción circular del tiempo".

Por otro lado el evolucionismo se ocupa de trazar una ruta de comprensión acerca de cómo fue desarrollándose la vida en la tierra simplemente a partir de combinaciones de diferentes fenómenos de la naturaleza desde el principio del azar, documentando los eslabones que hicieron a la cadena de la evolución orgánica, desde los primeros seres unicelulares hasta los más complejos multicelulares y el hombre.
 El evolucionismo se basa en una clara interpretación lineal del tiempo. Comprendemos entonces que las dos perspectivas quedan atrapadas en dos conceptos demasiado simples acerca del significado del "tiempo" y de cómo ese "tiempo-espacio" se implica en la conciencia de ser de las personas.
 
 El creacionismo tiende al "orden estático" olvidando que la vida es cambio constante y el evolucionismo corre el riesgo de caer en confundir la interpretación de un fenómeno con el hecho en sí. Aquí es donde el lenguaje poético es creado por la necesidad de este vacío y la compresión caleidoscópica del tiempo desde la poesía es simplemente una nueva descripción del presente desde donde recuperar las "miradas tangenciales" acerca de las cosas.


 El movimiento desapercibido

 La danza de las plantas no confunde a los insectos, la danza de los insectos no confunde a los animales, la danza de los animales no confunde a los observadores, la danza de los observadores no confunde a los ejecutores, la danza del bailarín transcurre en el patio amarillo.
 El patio amarillo cambia de color todas las tardes. Las tardes se marchan con el agua del río y los ancianos de la ciudad azul no cierran las puertas de sus casas.

                                               M.J.